Metodologías Educativas VII: Aprendizaje Basado en Problemas

aprendizaje basado en problemas

¡Hola a todos! Bienvenidos a nuestro blog. Hoy, queremos hablaros del método educativo del Aprendizaje Basado En Problemas. Ya hemos tratado otras cinco metodologías y un tipo de educación en Finlandia: Aprendizaje por Proyectos, Teoría de las Inteligencias Múltiples, Aprendizaje Cooperativo, Método Montessori, Aprendizaje por Rincones. Ahora le toca el turno a la séptima.

Dicha metodología es una de las más importantes del grupo de Metodologías Activas. El Aprendizaje Basado en Problemas (ABP) se desarrolla a mediados de los años 60 en las aulas de medicina de la Universidad de Case Western Reserve (EEUU) y la Universidad de McMaster (Canadá). Se pretendía con dicho método solucionar un problema que se les planteaba: los alumnos, aún en posesión de un conocimiento de calidad en distintas áreas, no eran capaces de resolver problemas de la vida real. Más tarde, en el 1974, llegó a Europa de la mano de la Universidad de Maastricht, quien reestructuró sus aulas para convertirse en un fiel seguidor de la metodología ABP. A raíz de ahí, se ha ido extendiendo a otros segmentos de la educación: institutos, colegios y escuelas infantiles.

¿En qué consiste el Método del Aprendizaje Basado en Problemas o ABP?

Esta metodología consiste en aprender a aprender. Dejamos atrás el modelo tradicional de transmisión-adquisición de conocimiento y llevamos a cabo una clase invertida. ¿Qué quiere decir esto? Esto significa que serán los más peques quienes se conviertan en protagonista de su propio proceso de aprendizaje. El papel del profesor será el de guía o tutor. Nada más -y nada menos-. El maestro ha de exponer un problema a sus alumnos y ellos han de ser quienes alcancen una solución. Por tanto, su rol será el de apoyo y guía a los niños para que busquen soluciones.

El problema ha de ser sencillo en cuanto a lenguaje y desarrollo. Tienen que ser de solución abierta y estar relacionados con la vida cotidiana del alumno. Así, cuando éste llegue a una solución, estará descubriendo algo nuevo y construyendo su propio aprendizaje.  Los peques desarrollarán su independencia, su capacidad de razonamiento y su capacidad de resolver problemas. La enseñanza además, adquirirá calidad, pues el niño llevará a cabo una participación activa y mostrará interés por poder resolver eso que también le ocurre a él.

¿Cómo implementar el Aprendizaje Basado en Problemas en la Escuela Infantil?

aprendizaje basado en problemas

Lo primero que tienes que hacer es utilizar tu Agenda Digital para guarderías, escuelas infantiles y colegios Kidsnclouds:

  • Personaliza tu Agenda Digital Kidsnclouds creando un título nuevo, llámalo “Aprendizaje Basado en Problemas”
  • Inicialmente utiliza la agenda para explicarle a las familias las bases de este tipo de aprendizaje y porqué habéis empezado a utilizarlo
  • Luego en la App muéstrales a las familias el juego que estáis trabajando esta semana para que puedan hablar con sus hijos de ello y que sus mamás y papás le puedan dar la enhorabuena. No te olvides de subir fotos y vídeos.
  • Por último, al terminar la semana escribe en la Agenda Digital un comentario personal sobre su hijo/a.
  • De esta manera conseguirás involucrar a las familias, conseguirás que valoren tu trabajo y además les estarás enseñando que tu escuela apuesta por la calidad educativa. Ellos se lo contarán a sus amigos y tu conseguirás hacer marketing para tener tu escuela ¡siempre llena de alumnos!

Propuesta 1:  Diseñar el problema y dividir en pequeños grupos.

Comienza dividiendo a tus alumnos en pequeños grupos. Esto hará que se desarrolle en ellos las capacidades de ser flexibles, tener en cuenta a los demás y conseguir un resultado conjunto.

Diseñar el problema es la parte más importante de este método. Un buen problema será aquel que refleje o haga un símil con situaciones a las que se enfrentan los peques en su día a día, o que podrían llegar a presentárseles. Deben desafiar a los alumnos a dar explicaciones y justificar sus acciones. Han de ser lo suficientemente complejos para que trabajen juntos y se apoyen entre sí para dar con una solución.

Propuesta 2: Cambia de formato.

No te aferres a una única forma de presentar el problema. ¡Sé creativo! Te dejamos algunas ideas:

  • Problema I: cada grupo de la clase tiene una mascota de peluche. Al final del día hay que “alimentarla” con una pieza de comida de plástico (o cualquier otro elemento). Si algún día se les olvida a algún grupo, al día siguiente la mascota lucirá fea.
  • Problema II: reparte un número de juguetes a cada grupo y gomets en la misma cantidad. Plantéales el ejercicio de forma sencilla y clara. “Cada juguete ha de tener un gomet pegado para poder jugar con él más tarde. También podéis quedaros el gomet, pero eso significará que el grupo tendrá un juguete menos con el que jugar”. El grupo que haya decidido quedarse con más gomets, será consecuentemente el que menos juguetes tenga.
  • Problema III: Se construye un camino serpenteante con fichas de colores. Al final de éste hay algo que los pequeños podrían querer. Estos, han de seguir el camino largo y tedioso a través de las fichas. No se les dice nada más. Algunas se acercarán en línea recta. Lo que supondrá que no pueden optar a esa recompensa.

Propuesta 3: Interrelación de las cosas.

Crea una relación entre lo que se hace y lo que ocurre como consecuencia. Basándonos en los problemas anteriores, podrían ser:

  • “No das de comer a tu mascota un día, se puede poner malita”
  • “Me quedo un gomet para mí, tengo menos juguetes con los que divertirme en la hora de juegos”
  • “El camino largo, aunque más difícil, ha hecho que consiga lo que quería”.

 

Y hasta aquí lo que queríamos contaros sobre el método del Aprendizaje Basado en Problemas. ¿Lo habéis aplicado en vuestra guardería? ¡Cuéntanos tu experiencia y aprendamos!

Leticia Alvarez Cervera
Leticia Alvarez Cervera

Deja un comentario